JOSE GONZALEZ CURBELO

La vida y obra de Don José González Curbelo, es algo que nos revela la idiosincrasia del “cubano verdadero”, ese que ama la Patria y ama a su pueblo con la sinceridad y desinterés del más puro y noble de los corazones.

Todos sabemos que en el año de 1869 se ve obligado a emigrar hacia los Estados Unidos, llega primero a New York y después a Filadelfia. Allí emprende lo que se llamaría un chinchal de tabaquería, donde, a pesar de no ser algo grande, le proporciona trabajo a algunos compatriotas, que al igual que él, estaban a favor de la noble causa de la Independencia de Cuba.

Su estancia allí, fortalece más sus convicciones patrióticas y hombre de buena fe, se convence plenamente que la lucha por la libertad de su Patria, debe llevarse con el firme ideal y principios de la filosofía del noble Maestro, Luz y Caballero.Hace poco visité la ciudad de Filadelfia y quise seguir los pasos de Curbelo; fui al lugar donde se había reunido en el año 1873 para constituir la Orden Caballero de la Luz, aquel 9 de Mayo.

Estando allí, miré alrededor y me lo imaginé caminando por la calle histórica de la ciudad. Y cuál fue mi sorpresa, pues apenas a cuatro cuadras de aquella casa, estaba toda la Historia de la Gran Revolución Americana, que en el año 1776 diera origen a esta Gran Nación, que bajo Dios fundaran aquellos grandes hombres del más puro ideal y patriotismo.

Sí, allí estaba el monumento que señala el lugar donde el General George Washington se reuniera y formara el gran ejército que liberó las 13 colonias.Encontré al igual que Curbelo, todos los lugares e incluso las sillas en las que se sentaron los asambleístas para conformar la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

Nuestro fundador estuvo presente cuando se conmemoraba el centenario de la gran gesta emancipadora, y me lo imaginé, también masón, igual que aquellos grandes hombres, lleno de ese ideal noble y sincero de forjar unas República impregnada de amor, justicia e igualdad entre todos los seres humanos.

Sí, allí estaba yo, donde él estuvo también, aprendiendo el verdadero ideal de una causa justa y necesaria para hacer de la Patria el lugar sagrado donde todos seremos hermanos por igual, con los mismos derechos y deberes, y una justicia que se imparta con la nobleza del amor a Dios por sobre todos.

Allí estuvo él vibrando de emoción al leer la Declaración de Independencia donde se lee en su preámbulo “WE THE PEOPLE”, “NOSOTROS, EL PUEBLO” y bajo la ayuda de Dios proclamamos la Libertad. Igualdad y Fraternidad entre todos los seres humanos que somos iguales y tenemos los mismos derechos.

Allí, sí, allí estuve contemplando la Campana con la cual se anunció la Libertad de los Esclavos y se anunció el inicio de la lucha por la Independencia, que daría origen a esta gran Nación.

Allí, González Curbelo fortaleció sus principios inspirado en la filosofía de Luz y Caballero, y convencido de cómo hacer llegar la misma, fue que se dedicó a la formación de la Orden Caballero de la Luz, y a crear los clubes o logias patrióticas que dieran fortalecimiento y ayuda a la gran gesta de la Independencia de Cuba.

https://www.flucaballerodelaluz.com/contact

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s